• Gabo Alvarado

3 Técnicas avanzadas de compresión


La compresión es una de las principales herramientas de todo ingeniero de sonido. Es necesaria en prácticamente toda producción. Pero saber usarla y aplicarla de manera inteligente no siempre es tan simple. Es por esto que en este artículo te queremos enseñar tres técnicas super interesantes, que llevarán tu mezcla a otro nivel.


1. Compresión Paralela

La compresión paralela es comúnmente usada entre los pros. Se conoce también como compresión "New York", debido a que fue donde inicialmente tomó mayor popularidad. Se puede utilizar en multiples instrumentos, pero mayormente se aplica a la batería y la voz. Esta técnica consiste en tomar la señal original y copiarla, o enviarla a un bus en modo pre-fader, esta nueva señal la comprimimos y la mezclamos poco a poco con la señal original. ¿Cuál es la diferencia entre esto y comprimir directamente la señal? Al mantener la señal original, evitamos sacrificar las transientes, en el caso de las baterías, esto es una muy buena noticia, ya que se mantiene el impacto del redoblante, por ejemplo. Además, al mantener la señal original, tendremos intacta la dinámica original, mientras mezclamos la señal comprimida poco a poco para dar la consistencia que buscamos. Por lo general, la señal comprimida tiene un volumen menor y se integra poco a poco a la señal original, hasta encontrar el punto perfecto, esto da paso a que podamos aplicar una compresión más fuerte sin maltratar la dinámica general.


2. Compresión en Serie (o Cadena)

Esta técnica, a diferencia de la técnica anterior, aplica el compresor directamente en la señal original. Se trata de poner varios compresores consecutivos en el mismo canal. Por lo general, esto se hace cuando necesitamos que el compresor realice multiples tareas, o cuando queremos experimentar con el efecto de diferentes compresores para dar un sonido original. Por ejemplo, supongamos que tenemos una grabación de un bombo, el cual queremos emparejar un poco el sustain, pero a la vez queremos dar un poco de punch a los golpes, para esto aplicaríamos un compresor con un ataque lento y un release lento para comprimir la cola de cada golpe y el otro compresor se encargaría de agregar más intensidad al inicio de la transiente. En este caso estaríamos usando dos compresores en una misma señal para atacar problemas diferentes. También es bueno probar con diferentes tipos de compresores, ya que cada uno de ellos puede dar colores y tonos distintos.


3. Compresión Post Reverb

Esta técnica funciona muy bien para dar energía y vida a las baterías. Se trata de aplicar un compresor en el bus del reverb de la batería, usando un ataque rápido, entre 1 y 2 ms, y un release que encaje con el ritmo de la batería. Por ejemplo, si tenemos una canción en 120 bpm, entonces cada note negra dura 0.5 segundos, si configuramos el release a 250 ms estaríamos encajando con una corchea, puedes probar con diferentes tiempos para encontrar el que mejor se adapte a tu canción. El ratio puede ser bastante alto, entre 8:1 y 12:1. El treshold lo puedes apretar bastante también, para así comprimir una mayor cantidad de señal de reverb. Por último, bajaremos el volumen del bus de reverb y lo iremos subiendo hasta conseguir un buen sonido junto con el canal de la batería.

Puedes aplicar estas tres técnicas a tus mezclas y experimentar con diferentes compresores. Si ya has aplicado alguno de estos trucos, te invitamos a compartirnos tu experiencia, si te ayudo a mejorar tu mezcla o si por el contrario, no sonaba tan bien. Recordemos que en el mundo de la producción de audio no hay reglas escritas en piedra, todo dependerá del tipo de canción y estilo que estemos produciendo.


558 vistas0 comentarios

INFINITY RECORDING STUDIO

San Jose, Costa Rica

©2020 by Infinity Recording Studio