• Gabo Alvarado

Fundamentos sobre Micrófonos (Parte II)

Actualizado: 23 de abr de 2019


Cómo vimos en el post anterior "Fundamentos sobre Micrófonos (Parte I)", los micrófonos tienen una función específica, convertir las señales u ondas de audio en impulsos eléctricos para que pueden ser amplificadas, grabadas y reproducidas. Sin embargo, es importante comprender que no todos los micrófonos son iguales, su construcción y componentes pueden variar en muchísimas formas, lo cual hará que cada uno de ellos obtenga un sonido con características distintas. Debido a estas diferentes características, cada micrófono tendrá diferentes usos y aplicaciones, las fuentes de sonido que vayamos a capturar con el micrófono tienen características en el espectro de frecuencia que pueden variar, y ser capturadas mejor por algunos micrófonos que otros. En este post te ayudaremos a comprender la respuesta a la frecuencia que tienen los diferentes micrófonos para así tomar mejores decisiones sobre qué micrófono usar en qué situación.

¿Qué es la respuesta a la frecuencia?

La respuesta a la frecuencia se define como el rango de frecuencias que el micrófono es capaz de reproducir y cómo la salida de esa reproducción varía según ese rango. Cada micrófono tiene una respuesta distinta para cada rango de frecuencias, lo cuál facilite que ciertos micrófonos se clasifiquen como más apropiados para ciertos instrumentos y no tantos para otros. Por lo general, dentro de las especificaciones de cada micrófono se incluye un gráfico llamado curva de respuesta que representa su respuesta a la frecuencia. Dos tipos comunes de respuesta son los que tienen respuesta plana y los que tienen respuesta con forma.

El siguiente gráfico muestra la respuesta a la frecuencia para un micrófono Shure SM58.


¿Cuál es la diferencia entre la respuesta plana y la respuesta con forma?

Los micrófonos de Respuesta Plana a la frecuencia son aquellos que son igualmente sensible a todas las frecuencias, por lo que su curva de respuesta tiende a ser una línea plana. Son capaces de reproducir los sonidos con muy poca o ninguna variación. Si estás grabando instrumentos o efectos de sonido de ambiente, este tipo de micrófonos puede ser muy útil. Por otro lado, no son son tan recomendables para grabar voces. El DPA 4006 es un buen ejemplo de este tipo de micrófono. Abajo mostramos su curva de respuesta.



Los micrófonos de Respuesta Con Forma son más sensibles a algunas frecuencias que a otras. Como por ejemplo en el caso del gráfico anterior para el micrófono Shure SM58, el cuál tiene una mayor sensibilidad para frecuencias por arriba de los 2 KHz aproximadamente y una menor respuesta a frecuencias por debajo de 100 Hz. Por lo general, los micrófonos de respuesta con forma tienden a cortar o disminuir las frecuencias bajas, ayudando a disminuir el ruido causado por vibraciones y movimientos del micrófono. También tienden a acentuar las frecuencias medias altas y altas, como en el caso del SM58, para así dar mayor presencia y vida a las voces e instrumentos.

Sea cual sea el tipo de respuesta a la frecuencia de un micrófono, lo recomendable es que la curva no tenga cambios muy bruscos, esto para conseguir sonidos más naturales. Un micrófono con una curva de respuesta con valles muy pronunciados o picos muy altos, nos dará un sonido extraño y alejado de lo que probablemente suene la fuente que estamos grabando. En algunos micrófonos es posible realizar modificaciones de la respuesta a la frecuencia con un switch, por lo general para cortar los bajos o para acentuar aún más los altos.

En la siguiente parte, veremos otra característica importante de los micrófonos, la direccionalidad. Esta nos indica de qué manera o en qué dirección con respecto a la fuente de sonido, el micrófono logra un resultado óptimo de representación de la señal.

#Micrófonos #Frecuencias #Grabación

130 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo