• Gabo Alvarado

Fundamentos sobre Micrófonos (Parte I)



El micrófono se encarga de transformar un sonido en una señal eléctrica para que esta pueda ser amplificada, grabada y transmitida. Para realizar este proceso, todo micrófono cuenta con un elemento muy importante, el Transductor, encargado de detectar y convertir las ondas sonoras.

Existen muchos tipos diferentes de transductores, ofreciendo diferentes tonos y características importantes, las cuales debemos tomar en cuenta a la hora de escoger un micrófono.

Los micrófonos se pueden dividir en dos grandes tipos: Dinámicos y Condensadores.

Micrófonos Dinámicos

Este tipo de micrófono es el más utilizado. Su diseño consiste de un diafragma, una bobina y un imán. Es muy parecido a la construcción de un parlante. Como en la siguiente imagen.


En el momento en que las ondas sonoras golpean el diafragma, producen una vibración, la cual a su vez es captada por la pequeña bobina que está detrás del diafragma. Estos movimientos vibratorios son captados por el campo magnético producido por el imán y convertidos en señales eléctricas, que se transmiten finalmente por el cable.


Los micrófonos dinámicos producen un sonido de alta calidad y además, soportan niveles muy altos antes de llegar a distorsionar. También, tienen una construcción muy robusta, resistente a la humedad y otros factores, lo cual hace que sean perfectos para eventos en vivo, en donde se pueden llevar varios golpes.

Micrófonos Condensadores

Otro tipo de micrófono, utilizado mucho dentro de estudios de grabación. Utilizan un diafragma más delgado, con una platina cargada eléctricamente por detrás, en lugar de la bobina y el imán, como en el caso de los micrófonos dinámicos. Cuando el diafragma de un micrófono condensador vibra, altera el espacio que existen entre este mismo y la platina, creando una señal eléctrica correspondiente al sonido.


Al tener un diafragma más delgado, la cantidad de fuerza que se necesita para hacerlo vibrar es menor, por lo tanto, sonidos más sutiles o frecuencias más altas serán fácilmente captadas por este tipo de micrófonos. Por otro lado, para poner en funcionamiento la platina es necesario de corriente eléctrica extra además de la que transmite un cable XLR por si solo. Por lo general, se puede tomar la energía de una batería dentro o fuera del micrófono o también, se puede alimentar el cable por medio de la mixer o interfaz, utilizando lo que se conoce como "Phantom Power". En la mayoría de casos, los micrófonos requieren 48 voltios, pero puede que sea menos, por lo que es importante fijarse en las especificaciones de nuestro micrófono antes de conectarlo, para así evitar provocarle algún daño.


Como mencionamos anteriormente, los micrófonos condensadores son más sensibles a la hora de captar ondas sonoras, logrando una representación muy natural de instrumentos con frecuencias altas, como por ejemplo, guitarras acústicas, instrumentos de cuerda, platillos, voces y sonidos de ambiente, entre otros.

A diferencia de los micrófonos dinámicos, los condensadores son mucho más sensibles y pueden llegar a distorsionar si se coloca una fuente de sonido muy potente. Además, el transductor puede verse afectado por la humedad, por lo que es importante darles constante mantenimiento y tratarlos con mucho cuidado. ¡No lo dejes caer!

En la segunda parte veremos como reaccionan los micrófonos a las diferentes frecuencias, de tal manera que podamos tomar una decisión más sabia a la hora de escoger qué micrófono debemos utilizar.

#Micrófonos

320 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo