• Gabo Alvarado

6 Frecuencias problemáticas y cómo hacerles frente


En muchas ocasiones nos hallamos mezclando y tratando de encontrar por qué nuestra batería suena opaca, o por qué la guitarra eléctrica chilla tanto. Y aunque apliquemos EQ, puede que estemos atacando la frecuencia errónea.

Acá te dejo 6 frecuencias que suelen darnos problemas y cómo resolverlos.

Frecuencia 1: Bajas, gordas y sin definición

Los instrumentos dominantes de las frecuencias bajas, como el bombo y el bajo, tienden a abarcar estas frecuencias un poco demasiado. En los bajos medios, cortar alrededor de los 200Hz, es un buen inicio para atacar este problema y dar un poco más de definición a nuestros instrumentos bajos.


Frecuencia 2: Encajonamiento

El bombo de la batería suele tener un sonido feo alrededor de los 300-600Hz. Esto puede provocar un efecto de encajonamiento, que puede llegar a destruir una mezcla completa. Para deshacerte de este problema, puedes crear un incremento de volumen con un filtro angosto e ir barriendo hasta que oigas que el sonido suena en su peor frecuencia, esa es la frecuencia que necesitas cortar o disminuir. Para la disminución, prueba con diferentes Q (Tamaño del filtro), por lo general un Q ancho suele funcionar.


Frecuencia 3: Sonido barato

En algunos casos una guitarra acústica de $1000 puede sonar como si la hubiesemos comprado de segunda en una venta de garaje. Esto puede ser porque no se tuvo el cuidado de buscar un tono adecuado a la hora de hacer la grabación. Aún así, muchas veces no nos queda otra opción más que trabajar con el audio que tenemos. En estos casos, podemos buscar en las frecuencias cercanas a los 800Hz para disminuir este efecto de guitarra barata.


Frecuencia 4: Los sonidos nasales

Algunos cantantes tienden a tener un sonido como si se estuvieran tapando la nariz. Este puede ser bastante molesto y provocar que la voz no encaje para nada dentro de la mezcla. Si sientes que la voz está sonando muy nasal o congestionada, prueba cortar alrededor de los 1 - 1.2 KHz. Recuerda que todas las personas tienen voces diferentes, por lo que esta frecuencia puede variar un poco, sin embargo, este es un buen punto de arranque.


Frecuencia 5: Presencia

Esta frecuencia suele agregar cierto brillo y naturalidad a la mezcla. Tiende a abrir el espacio y dar una sensación de que está más presente. Muchas veces todo lo que nos hace falta para revivir una voz opaca es tomar un EQ, colocarlo en nuestro canal y dar un pequeño empujón alrededor de los 5 KHz. Inclusive, puedes intentar aplicar un 'boost' muy sutil a la mezcla en general para darle un toque de brillo.


Frecuencia 6: Aire

Esta última frecuencia, pero no menos importante, suele darnos ese cierto efecto de aire en nuestra mezcla. En muchos casos, podemos incrementar esta frecuencia para darle más espacio a la mezcla y a los instrumentos con notas agudas, sin que intervengan con los demás instrumentos. Esta frecuencia suele estar después de los 10 KHz.


Estas 6 frecuencias mencionadas anteriormente pueden ayudarte a encontrar el camino hacia una mezcla más profesional. En los mejores casos, estos problemas se resuelven a la hora de la grabación, teniendo el respectivo cuidado. Pero cuando no tenemos otra opción y debemos enfrentarnos a la mezcla, podemos usar estas frecuencias de guía.

#Frecuencias #Mezcla

978 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo